martes, 4 de mayo de 2010

Orate????....


Y yo que pensaba que tenía pedales en lugar de pies, que mis brazos terminaban en un volante y que mi rodilla derecha era una palanca de cambios. Donde pensé que tenía la bandera de libre el reflejo de una vidriera me muestra una frente arrugada por los kilómetros.

Toco el cláxon y me doy cuenta que es mi pecho, y claro, no suena; entonces decido hacer un cambio de luces y me lastimo la rodilla izquierda; bajo la bandera y mi párpado derecho no se abre, cierro la puerta y me duele la cadera izquierda. Cansado de no entender lo que pasa paro y me bajo....de mí mismo....con el consiguiente golpe contra el suelo.

Un agente de la autoridad me increpa por circular y detenerme en la vereda, le explico pero no me escucha, veo venir un guinche blanco ( que raro, es cerrado, nunca vi uno así); lo que pasó en el viaje es confuso, sólo recuerdo sirenas y mecánicos vestidos de blanco.

Hoy hay poco trabajo, estoy en mi parada ( pasillo norte frente a la puerta 514); se me acerca un señor con la mano dentro de su chaqueta a la altura del pecho y un sombrero raro, muy raro; se sube en mi espalda y agarrándose con una mano de mi frente y con la otra indicándome el camino me dice " choferrrr dirección Waterloo, la historia me espera..." no sé si tengo suficiente gas-oil en mis zapatos, pero vale la pena intetarlo...

3 comentarios:

Raúl Paulís dijo...

... podré pasar la frontera de la realidad ó ya la habré dejado atrás????....

PHERRO dijo...

¿Qué es la realidad compadre?
Me gusto mucho este relato, pura imaginación y que honor cargar con Napoleón.
Cuídate, luego nos leemos.

Raúl Paulís dijo...

lamentablemete la imainacio nunca supera la realidad un abrazo desde el taxi pherro