lunes, 15 de junio de 2009

Harto ya de estar harto,ya se cansó.....


Sé de ese hombre lo que andan diciendo todos los diarios. Está usted perdiendo su tiempo conmigo, señor comisario.
Era un individuo de esos que se callan por no hacer ruido, perdedor asiduo de tantas batallas que gana el olvido.
Yo no les pregunto nunca a mis pasajeros datos personales,los llevo,me pagan y punto... ¡Pasa tanta gente por estos asientos!... Nunca dio el menor motivo de alarma, señor comisario, nunca imaginé que escondiera un arma dentro de su alma.
¿Qué razón oscura te hizo salir del agujero?, siempre sin paraguas, siempre a merced del aguacero. Ya había terminado cuando llegaron los Coraceros.
Aquella noche decidió que había llegado el momento. Abrió la ventana rumiando que hacía falta un escarmiento.
Cargó la escopeta, se puso sus mejores ropas, pensando en las fotos. Hizo una ensalada de sangre, aliñada con cristales rotos. Dejó un gato rengo y un Volkswagen tuerto de un tiro en un faro; no tuvo mal ojo, diecisiete muertos en treinta disparos.
Cuando lo metían en una camioneta, por fin detenido, "ahora -decía- sabrá Montevideo entero mis dos apellidos".

3 comentarios:

Raul dijo...

quién no tuvo ganas alguna vez...

helenna dijo...

Yo tuve ganas hace unos pocos dias, y me asusté. Besos.

Anónimo dijo...

ciudadano cero
qué razón oscura te hizo salir
del agujero ...
Grande Sabina !!