sábado, 11 de julio de 2009

PA(sa)JERO...


"Usted es sólo uno más, no se crea tan importante, convénzase que es un pasajero ( o sea que sólo está de paso), no me deje limosna, no crea que estoy obligado a depender de sus cambios de humor, si quiere terapia, vaya al psicoanalista, si quiere llegar a tiempo levántese antes, no culpe al tránsito ni al taxista de sus miserias.

Aunque mis manos estén cosidas al volante de mi taxi no soy de fierro, siento, sufro, vivo y padezco, brindo un servicio pero no soy servilista, me importa tres carajos su vida y usted me la sigue contando.¿Pagar autoriza a tener que aguantar su charla cuando no fué capaz de saludar cuando entró en mi taxi?; no maestro, eso ni en pedo."

Hay días que me siento más prostituta que taxista, más culpable de los retrasos ajenos que de las culpas propias, de las infinitas obras, de los controles policiales, de la lluvia y de la noche, de sus hijos y de que su mujer tenga un amante, de su poco pelo y su mucha barriga, de su mucho ego y sus bajos instintos.

Dice la literatura popular que el taxista es charlatán, pesado, pero,¿ nadie se paró a pensar que piensa el taxista?; pasajeros que tardan mil horas en subir, otras tantas en bajar y cinco minutos en desplazarse; los que paran un taxi cuando en realidad necesitan un flete; los que después de estar una hora en la parada te dicen "...voy acá nomás"; los que te piden un recibo por más de lo que les costó el viaje ya que paga la empresa...

Le pido un favor, cuando suba al próximo taxi deje el mal humor en la vereda, las frustraciones en la esquina,y aunque le suponga un esfuerzo sobre-humano sonría al entrar, sea amable,verá que si lo hace de forma habitual se sentirá mejor, quizá hasta sea un poquito más feliz.

Mi viejo Siena y yo le estaremos agradecidos...

5 comentarios:

Raúl Paulis dijo...

... cuando la amabilidad se vuelve una costumbre la sonrisa es la mejor carta de presentación...

Anónimo dijo...

Te conté que tengo un tio taxista?.
Ahora sigue contando sus chistes en un apartamanto frente al mar.
Ánimo.

Helena

yonky dijo...

creo que te toco convivir en un trabajo desde donde se puede reducir perfectamente los vericuetos de este bicho humano,que hoy te encuentres con este personaje no implica que mañana otro se ajuste a la ley de las compensaciones y te deje una grata sorpresa

Raúl Paulis dijo...

ventajas de taximetrear en el primer mundo...."frente al mar..."

Raúl Paulis dijo...

por cada bofetón recibo siete apretones de mano, saludos yonky