lunes, 14 de septiembre de 2009

La espuma de los días...


La noche que yo amo es turbia como el vino rancio, larga como el silencio, amarga como la oferta de una prostituta.

La noche que yo amo crece entre los bohemios habituales y las caras de sueño de los que se levantan para afrontar una nueva jornada.

La noche que yo amo tiene dos mil esquinas, con "olvidados de la vida" que te piden una moneda para el vino, y padres de familia que abren sus gabardinas.

La noche que yo amo es un sótano oscuro donde van los "señores formales" que quieren nufragar. Hay siempre algún borracho sujetando algún muro, y siempre hay un muro deseando que alguien lo quiera abrazar.

Los profetas urbanos salen de sus madrigueras cuando la noche los invita a pasar. Y caminarán juntos el loco y el canalla con los lentes de la noche que no se quitan jamás.

La noche que yo amo es la espuma de los días, la noche que yo amo es eterna, igual que mis ganas de soñar.
Colonia y Minas, alguien corre hacia mi taxi detenido en el semáforo," rápido por favor, lléveme a mi casa antes que amanezca"....... otro que nunca leyó mi blog.......

4 comentarios:

Raúl Paulis dijo...

"...la noche, y la carretera....."

ccampanella dijo...

CUANTAS COSAS TE INSPIRA LA NOCHE... SERA QUE PREFERIS LA OSCURIDAD A LA LUZ?

BanG, bAnG, BaNg... EsToY MuErTo dijo...

me encantò esta entrada... me darè el tiempo de leer las otras...bye

helenna dijo...

Poètico y melancólico, me sigues recordando a Joaquinito....
Un abrazo.